domingo, 7 de agosto de 2016

El fin de una larga conversación


Recibimos de j. la cuarta y última parte de esta historia:


            
                León de San Marcos Escultura en la Porta della Carta del Palacio Ducal de Venecia.

¿Cuál es la mejor palabra para sellar una larga conversación de casi tres años?
-“Ya acepté que estás fuera de mi alcance”
-“Andá a cagar",  (con y sin carita)
-“Chau”
Evidentemente es mejor un chau que ponga fin a lo anterior y determine que no haya más después. El me lo pidió: “No me escribas más por favor”.
La evidencia de la necesidad de olvidar y lo que cuesta, provocó que me humille, le haga la pregunta del millón y él diga: NO. Lo que tanto evité saber, la certeza que me guardé y la fantasía en que viví pensando en mil posibilidades que abonaran la respuesta correcta, él la cortó en seco. “¿En algún momento te gusté por lo menos un poquito?” : "NO"
No le creo y pienso: es malo y me lastima como ya lo hizo antes.  “Aburrís” me había dicho y volvió a decirme. Por otro lado tiendo a caer en el abismo de la fantasía cuyos efluvios  son tan acogedores; pero ya los reconozco y mi mente racional no puede más que aceptar. Nunca le gusté. Sin embargo…, en algunos momentos, al principio,… o aquella vez en el museo cuando con ese tono defraudado me dijo “estas careta”. Quizás fue mi imaginación, mi deseo.
Él dice NO. Eso abre una serie de interrogantes: ¿Cómo pude equivocarme tanto? ¿Cómo mis percepciones fueron tan desacertadas, no sabe eso una mujer? Pero este es otra clase de hombre. Nunca conocí a alguien así. Tan despectivo y a la vez tan educado. Tan formal y a la vez tan hijo de puta.  
Ya se no estoy bien y soy fantasiosa y obsesiva, pero siempre me pregunté porque me prestaba atención. Se salía de todos los esquemas. Sin interés sexual, se mostraba demasiado cariñoso y amable.
Pero cuando lo conocí pude hacerme una imagen real. La primera vez que lo vi me inspiro ternura, como si fuera un niño al que le faltó cariño. Quise abrazarlo pero él elegantemente lo evitó. Todo el tiempo parecía querer escapar de mí, aunque no tanto y yo leí su conducta como una forma de resistirse. Entonces podía culparme de no haber sido más lanzada, provocarlo. Nada que ver. Todo estaba en mi imaginación.
Antes dijo que me tenía cariño,  hoy que le caigo bien porque estoy pirada  como él, pero que está bien solo. Le digo: "¿qué tiene que ver que no te guste con que estés bien solo? ” pero no contesta.  Lo mando a cagar.
Y como ya estoy acostumbrada a los palos y éste me dolió, hoy le hice notar su maldad y contestó en modo boludo: "¿Preguntás, y como no te gusta lo que te digo soy malo?" "Aburrís. Beso”.  Me enojo y le digo; “No me mandes besos. Sos un farsante. Que te vaya bien” y él contesta “Ídem. No me escribas más por favor. Aburrís mucho. Chau”
“Aburrís” duele, pero “Aburrís mucho” suena a nene malcriado. Veinte minutos después se lo digo en mi despedida “Sos como un nene. Me despertás ternura. Chau”

Una frase final digna. Que no se si la leerá, pero estoy segura es el final. Por un lado estoy aliviada. Por el otro enojada con la mitad del género humano. Hombres : pensamos que si conocemos uno, conocemos todos y no, siempre hay alguno que rompe la regla. Al que es imposible conmover. Que nos despierta ternura pero al que no le despertamos nada. Que nos trata mal y es malo y cruel y aún lo queremos. Que nos hace pensar que quizás no es que no le gusto yo, quizás no le gustan las mujeres. Le gusta la Jelinek, me dijo. No sé si para ofenderme o es de verdad. Esas mujeres no-mujeres le gustan porque nunca tendrá una relación verdadera con una mujer así. Y él lo sabe. No quiere una relación verdadera  con ninguna mujer. Coger quizás sí, claro que no conmigo. Quizás es bisexual, está dándose cuenta que las mujeres lo hartan y hay hombres con lo que se siente muy bien, demasiado bien. Donde también hay un poco de maltrato, y de ver quien la tiene más larga, pero bueno, son hombres. Quizás no se anima. Pensar eso de alguna manera me alivia porque no es que no le gusto por fea e incogible, sino porque no hay posibilidad de que una mujer como yo le guste a un hombre como él.
                                                                                                    j.

5 comentarios:

  1. Muy Bueno ! me encanto el modo de expresión del lenguaje utilizado!!!! Elba M

    ResponderEliminar
  2. Me hace acordar a bestiaria , de lejos

    Ana V

    ResponderEliminar
  3. No todo tiene explicación. No todo tiene respuesta. No todo tiene sentido. No todo es justo. No todo es lógico. Aprende a vivir con eso

    ResponderEliminar
  4. que comentario enigmatico...! me dejaste pensando. gracias!
    j.

    ResponderEliminar
  5. de nada...yo también quede pensando cuando lo leí

    ResponderEliminar