lunes, 4 de abril de 2016

De amores no correspondidos



Recibimos otro texto de j.



"Todo parecía ser un círculo cual vórtice me hacía volver al lugar de partida, un lugar al que es doloroso volver porque fue testigo de un instante de perfección. Estoy ahí, en ese bar de galería sobre la calle Libertad, él sentado en una mesa, yo fijándome en la plaza de enfrente donde fui feliz una vez a los diecisiete años. 


Recuerdo la escena: vamos a hacer una presentación de danza contemporánea con  nuestra profesora Olga en el Teatro del Globo, que esta sobre Marcelo T. Como falta un rato cruzamos a estirar y relajarnos en la plaza. Sobre la malla y las medias un vestido suelto. Me siento bailarina. Luego el teatro, el placer de cambiarse en los camarines, bailar en un escenario. La profe luego nos felicita, sobre todo a mí. Me pregunta si estuve tomando clases en otro lado. Le digo que no. Dice que me ha visto realmente inspirada hoy. Luego la vida me lleva por otros lados. Seguí tomando clases, cada vez menos. La vida me va llevando hasta este momento, este encuentro fugaz de no más de veinte minutos, poco tiempo para tanto y tan intenso, algo corto para iniciar algo largo, tan largo como el olvido. Yo vengo a despedirme, él a librarse de una vez de mí.

Ayer lo vi en acción con algunas comentaristas mujeres (y jóvenes según parece) y publiqué eso del seductor de Kierkegaard, y el - rápido como es y perceptivo- pegó esa vieja foto que después busqué. 


Eva Green frente al féretro de Rodolfo Valentino. El amante latino muerto y una admiradora despidiéndolo. El mensaje era obvio. Él está muerto para mí y mejor que más temprano que tarde deje de admirarlo. Que lo hunda en el olvido. Que corte los últimos hilos que nos unen, que mi mente hizo que salieran de mí para agarrarse a él, de su imagen y recuerdo. Es tan largo el olvido. Quiero olvidar. Hoy posteó un video de una coreografía de una canción de SIA. Tres bailarines, dos hombres y una mujer. Yo querría bailar también de nuevo. Pienso que si bailara podría enamorarlo. Pero eso en una realidad alternativa, cuando yo era más joven. No ahora. Ni menos mañana. Todo está destinado a morir. Mi fantasía. Su poco interés en mí si es que alguna vez lo tuvo. Y estaré como Eva Green despidiendo su imagen, en un oscuro féretro como en esa vieja foto en blanco y negro."                                                                                                                         j.

2 comentarios:

  1. me acordé de: http://desgenerandonos.blogspot.com.ar/2015/04/mujeres-y-rituales-la-indiferencia.html

    ResponderEliminar
  2. Pensando en Kierkegaard y la estética sobre la vida que emana del seductor, quien se aferra a vivir la vida estéticamente, digo: ¡qué bello escrito!

    ResponderEliminar