sábado, 9 de abril de 2016

De amores no correspondidos II





" Penélope y los pretendientes" John  William Waterhouse ( 1912)



Lucy nos hizo llegar este escrito sobre lo que sintió al conocer a  un hombre ( al que llamaba Athus) después de meses de chatear con él, hace unos años...no dijo cuántos. Gracias Lucy por hacer tuyos algunos conceptos de nuestra entrada sobre el chat:

 http://desgenerandonos.blogspot.com.ar/2015/04/borrador-de-prologo-para-libro-de-amor.html

" Sólo lloraré al recordar mis sueños con ese ser que parecía no existir, pensó Lucy. Esa atmósfera de Cyrano entregando su voz y su prosapia a la dama de su desvelo sólo para que otro se lleve las mieles. Las dudas se disipan en la realidad. La realidad existe, como otras tantas construcciones humanas. Pero en la realidad cuesta más enmascarar las sensaciones; para eso están los sueños, el arte, cualquiera de las producciones simbólicas de los humanos.
De repente todo era tan comprensible. El velo cayó, como aquél de Adán y Eva, y la verdad parecía un ser desnudo. Qué mejor que la escuela de la vida para saber por ejemplo los alcances de la iconicidad, sus grados, su criterio de validación. Para saber que una voz es otra distinta a la de un teléfono. Que un mensaje, una réplica, es un sintagma extraño al paradigma de la conversación interpersonal. Que los intervalos de las réplicas en el chat, un tanto mecánicos y aparentemente azarosos pueden ser idénticos en acto y por eso más mecánicos aún.
Como en la pintura japonesa , el vacío nos llama, nos involucra como un imán a que seamos solidarios con él, a que lo completemos , y en este acto recíproco quizás sentirnos completos. En este vacío/ lleno de palabras bellas, osadas, de escrituras y borrones, de voces lejanas y cercanas, cuántos deseos solidarios y ansiosos de completarse se jugaron. Existieron sutiles descripciones de colores, músicas : como el jazz, la bossa nova, materiales de construcción, la ubicación de la casa, la mención a electrodomésticos de lujo, a perfumes, a puestos laborales, a formación académica, a conocimientos idiomáticos, literarios, filosóficos, referencias a cuidados del cuerpo, a la búsqueda obsesiva de placeres como meta ( querido Epicuro!) , a maneras de besar, de amar, a sueños y proyectos. Y el vacío fue chupando - como remolino en un tornado- todos esos elementos, configurando así un ser, a dos seres seguramente. Lloraré a ese ser- pensó Lucy- que no existe. Ahora entiendo el íntimo sentido de la frase de Nietzsche: Dios ha muerto... si lo hemos creado nosotros. Athus existe, algo de él, pero aquél que yo soñé está a millones de años luz. Soy una plañidera ante un ataúd vacío.
Ninguna culpa, ningún arrepentimiento, la experiencia trae un poco de paz a estos días arremolinados, de sueños húmedos, de ardientes palpitaciones, de escribir compulsivamente tejiendo y destejiendo historias como aquél paño de Penélope. Si tuviera que construir una culpa, un arrepentimiento : ¿ Cuál sería?- pensó- : el haber matado a un Dios"



                                                                                           

5 comentarios:

  1. Lo mío fué más simple: nos encontramos en un bar, el vino con carterita debajo del brazo y ya en el bar me dijo: ya nos conocemos, somos normales: tenemos dos ojos, una boca, una nariz...vamos para adelante. Inventé que me sentía mal y me fuí, nunca más lo vi. En el chat se noataba simple, pero esto me superó. Nora

    ResponderEliminar
  2. Yo una vez me enamoré por chat de un editor, no prosperó, hace poco solté su libro por la ciudad.

    ResponderEliminar
  3. Tanto J. ( http://desgenerandonos.blogspot.com.ar/2016/04/de-amores-no-correspondidos.html) como Lucy recurren a la imagen del ataúd para hablar de lo que no fue...

    ResponderEliminar
  4. Lucy ...un poco exagerada...

    ResponderEliminar